Prueba de sonido: 10 consejos para que todo salga bien

Prueba de sonido: 10 consejos para que todo salga bien

La prueba de sonido es, para aquellos que no lo sepan, el proceso por el que todo músico o grupo debe pasar previamente a un concierto. El objetivo de este proceso es encontrar la mejor mezcla de sonido para ese directo, en función del equipo que se use, las voces y las dimensiones y características de la sala. Se pueden analizar bajo dos puntos de vista: frente al escenario o sobre él. Si cooperamos entre las dos partes, los resultados pueden ser óptimos. Pero para que eso pase tenemos que aferrarnos a una serie de «reglas». Aquí unos cuantos consejos para que la prueba de sonido salga perfecta.

 


1. Deja en casa aquello que no funcione bien del todo

Un error muy común es utilizar equipo con problemas. Antes de la prueba de sonido se tiene que comprobar en el local de ensayo o en casa que el backline (o los amplificadores que hay al fondo del escenario) está en buen estado y no hay cables que fallan. Localizar y eliminar problemas de fuente puede llevarnos mucho tiempo. Y tiempo es precisamente lo que no hay en una prueba de sonido, sobretodo si el grupo llega tarde (lo que suele pasar siempre, vamos).

2. El secreto del éxito: la puntualidad

Normalmente no hay mucho tiempo para las pruebas de sonido, sobretodo cuando tocan varios grupos. Es imposible predecir cuanto tiempo nos llevará encontrar la mezcla perfecta, entre otras cosas por las diferencias de equipo y dinámicas. Por eso es importante que todo el grupo llegue puntual; el tiempo que pierdas durante las pruebas lo pagarás en directo. La peor situación que puedes encontrarte es tener que tocar con una mala mezcla, por culpa de una prueba de sonido precipitada.

 

3. Todo en orden y en silencio

Ten en cuenta que no todos los instrumentos se pueden ecualizar a la vez. Cuando el técnico se centra en un instrumento, el resto se queda callado. No incordies con tu instrumento ni te quejes de lo larga que es la prueba de sonido de batería; el técnico sabe lo que está haciendo y cuanto más perfeccionista sea mejor para la banda y el público.

 

 

4. Toca tal cual vas a tocar en directo

Estar preparado es lo más importante de todo, tanto para la prueba individual como para la conjunta. El técnico necesita que durante la prueba de sonido toques lo mismo de idéntica manera a como vas a tocar cuando estés en directo. El cantante por ejemplo tiene que cantar al mismo volumen y pronunciar igual que cuando lo vaya a hacer durante el concierto. Así que asegúrate de probar una canción donde todos los instrumentos tengan presencia así el técnico sabe a lo que se enfrenta.

 

5. Mantén el contacto visual

Si te mantienes a la vista del técnico puedes comunicarte con el durante el concierto. La comunicación coordinada es la clave, extendido a la comunicación verbal mientras tocas. Los técnicos más experimentados están acostumbrados a interpretar las miradas y señales con las manos; pasa lo mismo con los músicos más experimentados.

 

6. Evita los acoples

Que tengas un volumen de referencia para los directos no significa que tengas que tocar lo más alto posible con la rueda a tope. Tienes que asegurarte de que no sobrepasarás el volumen que puede provocar acoples. Esto se puede prevenir probándolo durante la prueba de sonido. Ten compasión por los tímpanos de tu público, sobretodo si quieres que vuelvan a verte la próxima vez.

 

 

7. Da instrucciones concisas

No está de más facilitarle al técnico una serie de instrucciones como sonidos deseados o las diferentes partes del show. Lo agradecerá seguro, pero que sea corto y conciso; no van a leerse una novela sobre tus ideas para el show. Solo llevarán a cabo lo que se entienda, así que se claro y directo al grano.

 

8. La prueba de sonido no es un ensayo

Si necesitas repasar algo de nuevo, la prueba de sonido es el peor sitio. El objetivo de una prueba es adecuar los niveles, el espectro de la frecuencia, efectos y demás. Tocar una canción entera no ayudará mucho al técnico. Si necesitas practicar urgentemente alguna parte, pregúntale al técnico si hay algún hueco libre para hacerlo.

 

9. Siendo majo llegarás lejos

Y lo más importante, la simpatía. Recuerda, estás trabajando con una persona, no una máquina. Habla con él educadamente y deja tu ego fuera; aquí no hay nadie mejor y menos porque seas la estrella de la noche. Lo ideal sería que te presentases al técnico antes de que empiece la prueba. Un trato cercano ayudará a obtener mejores resultados.

 

 

10. ¡Las manos quietas!

Ya está todo listo, parece que suena todo perfecto. La prueba está hecha, pero todo el mundo sigue tocando botoncitos. ¡Para quieto! Demasiados ajustes pueden echar por tierra todo el trabajo realizado durante la prueba. Si necesitas hacer un ajuste mayor habla con el técnico y el verá que se puede hacer.

 


¿Tienes algún otro consejo? ¿Cuál es tu experiencia con las pruebas de sonido? ¡Cuéntanos la tuya en los comentarios! ?

Author’s gravatar
Juanma vive en Barcelona y se pasa el día inmerso en el mundo de la música entre ensayos, grabaciones y conciertos.

Un comentario

    Que buenos datos, gracias.

Deja una respuesta