Tratamiento acústico para salas de ensayo

Tratamiento acústico para salas de ensayo

Si has hecho música alguna vez en una sala de ensayo, ya conoces el problema: se produce una “papilla de sonido” bastante indefinible, algo que ocurre inevitablemente y hace que todo el mundo tienda a subir su instrumento (y a subir y a seguir subiendo…). Con una configuración estratégica de la sala y las herramientas adecuadas puedes mantener muchos problemas bajo control, pero lo normal es que optimices el tratamiento acústico tú mismo porque cada habitación es única. 


Absorción

Hay muchos productos que pueden ayudarte a conseguir las mejoras correspondientes de manera rápida. Mayoritariamente vas a usar “absorción”. Los “absorbentes” son una especie de “esponja de sonido” que evita que el sonido sea reflejado sobre la superficie rígida donde se coloca. Uno de los absorbentes más simples es la espuma piramidal que probablemente cualquier músico ha visto alguna vez en su vida:

 

the t.akustik HiLo-P80

La típica habitación en el sótano o el aula vacía de la escuela, que se terminan reconvirtiendo en una sala de ensayo, suelen ser acústicamente demasiado reverberantes, lo que produce que la batería suene demasiado aguda, las voces suenan huecas y pequeñas, y la definición del instrumento se pierde. En un espacio así te puede ser imposible trabajar en sutilezas con la banda, o incluso disfrutar de tu interpretación.

El remedio en este caso es cubrir un poco las paredes desnudas para reducir la reflexión del sonido. Normalmente se utiliza la absorción como medio para reducir la reflexión de las frecuencias agudas y agudas/medias. Es importante evitar que queden desnudas paredes largas y paralelas. Usualmente es bueno instalar algún tipo de material absorbente, distribuido equitativamente, a lo largo de dos paredes adyacentes. En salas pequeñas, incluso el hecho de colocar sólo dos paneles, de un metro cuadrado cada uno, puede hacer maravillas.

Los absorbentes además, pueden ser bastante elegantes:

Tu sala de ensayo no obstante no debería sonar demasiado “apagada” o “muerta”, deberías dejar que se produjera algo de reverberación y reflexión. De lo contrario, tendrás la sensación de estar tocando en un armario.


¿Qué es de un espectáculo sin cortinas?

Las ventanas y otro tipo de superficies rígidas que reflejan el sonido pueden ser tratadas con cortinas de algodón peinado (molton), un tipo de algodón grueso y opaco. Algunas de este tipo de cortinas pueden ayudar también a mantener el frío fuera de la habitación durante los meses de invierno. Por supuesto, sobra decir que debes asegurarte de adquirir el tamaño y color apropiados para tus necesidades…


Por arriba, por abajo

Hay dos grandes áreas que se suelen pasar por alto: ¡El suelo y el techo! Si bien el suelo no suele presentar problemas gracias a los instrumentos, amplificadores y los muebles, el techo normalmente se deja libre. Se puede, y normalmente se debe, rellenar con paneles acústicos también…

Para más absorción (y calidez) en el suelo, ¿por qué no colocar una alfombra o dos?


¡Atrapa esos graves!

Normalmente es más complicado controlar los graves y medios-graves. Para ello hay trampas de graves que los mantienen a raya. Son particularmente efectivas cuando se colocan en las esquinas de la habitación. La física es a veces injusta: las trampas de graves sólo funcionan si son bastante largas, por lo que controlar los graves es más complicado, requiere más espacio y tiene un coste mayor.

Un tipo de trampa de graves muy popular y funcional es la siguiente de la marca Hofa:

…pero se puede conseguir un montón con la espuma apropiada en las esquinas de las paredes:


No te olvides de la difusión

El objetivo del tratamiento acústico no es sólo hacer “desaparecer” la mayor cantidad de sonido como sea posible. Para conseguir esto necesitarás usar difusores junto a los absorbentes. Su función es distribuir el sonido de manera equitativa en diferentes direcciones. Esto previene de reflexiones duras y perturbadoras como los “flutter echoes” (el efecto producido cuando el sonido rebota repetidamente entre dos superficies paralelas, duras y no porosas, que generan el típico chasquido metálico). Y además lo hace sin “matar” el sonido natural de la habitación. Adicionalmente, algunos difusores tienen una pinta bastante interesante y decorativa:

De hecho, he aquí otro tema a discutir: estética. Existen algunos paneles acústicos realmente preciosos que dan un aspecto profesional de estudio a tu mugrienta y sosa sala de ensayo. Échale un vistazo pues también a los paquetes de tratamiento acústico completo:


Hay que mantenerlos separados

Dependiendo de la disposición de tu sala de ensayo, podría también serte útil separar acústicamente uno del otro instrumentos individuales. Existen paneles divisores transparentes a través de los cuales podrás ver al resto de tu banda (pero que también reflejan bastante el sonido), pero también separadores que absorben al mismo tiempo:


Toc, toc, soy el vecino

Otra cosa más que tienes que considerar: el aislamiento acústico de la sala. Si hay problemas de “ruido” que pueda molestar (¡o enfurecer!) a alguien fuera de la sala de ensayo hay que encontrar alguna solución. Es por ello que no está mal usar, entre otros, productos de desacoplamiento como los Noise Elimination Podium que proporcionan un aislamiento significativo, impidiendo que se trasmita al suelo el sonido de los golpes de batería. Otra a idea a considerar también es cambiar a una monitorización in ear durante el ensayo.

 


Esperamos de corazón que estos productos y técnicas os ayuden a conseguir la acústica perfecta en vuestro espacio mágico-musical. No olvidéis compartirlos con vuestros amigos y compañeros de banda. ¿Tenéis experiencia con tratamiento acústico? ¿Nos hemos olvidado de algo importante? ? ¡Por favor, déjanos un comentario al respecto y comparte tus conocimientos con la comunidad musical! Todos lo agradeceremos. ? 

Author’s gravatar
Juanma vive en Barcelona y se pasa el día inmerso en el mundo de la música entre ensayos, grabaciones y conciertos.

Deja un comentario