El fenómeno del K-Pop

El fenómeno del K-Pop

El K-Pop (o pop Coreano) es cada vez más popular. Este género lleva ganando popularidad desde hace bastante tiempo, de conquistar las redes sociales (especialmente TikTok) a su expansión a través de la escena musical americano. ¡Sumerjámonos en este curioso mundo!


¿Cuándo y cómo?

El K-Pop es uno de los temas trending topic desde hace años. ¿Pero de donde ha salido el K-Pop? Para responder a esta pregunta tenemos que remontarnos a 1992, cuando una boy-band llamada Seo Taeji and Boys, participó actuando en un concurso televisivo de Corea del Sur. Su sonido era algo único, lo nunca visto hasta el momento en el país asiático:  una mezcla de letras coreanas, pop Europeo, Hip Hop americano y además con coreografía. A pesar de que el público se volvió loco, el jurado del concurso les dio una puntuación bastante baja, y eliminándolos del concurso.

Pero demasiado tarde, la semilla ya estaba sembrada, y «I Know«, la canción que tocaron en el programa de TV se mantuvo en el top ventas durante al menos 17 semanas. El resto es historia, una historia que nos lleva al acutal estado del K-Pop, un negocio que inyecta millones y millones a la economia de Corea del Sur. Lo creas o no, durante el año 2019, el grupo de K-Pop BTS hizo 4,65 billones de caja para la economía surcoreana, actualmente un 0.3 por ciento del PIB del país.

 

PSY conquista el mundo

A pesar de que el K-Pop fue creciendo y asentándose en Corea del Sur y demás países adyacentes, en el resto del mundo fue ignorado durante casi dos décadas. Hasta que apareció un tío bailando al trote con un tema que triunfó en todo el mundo… sí, estamos hablando del famosísimo GANGNAM STYLE de PSY, un tema que batió records en YouTube amasando billones de visitas por primera vez en la historia de Internet. El éxito de PSY no solo sirvió para mostrar al mundo el poder del mercado musical asiático, y como el idioma de una canción no debe de ser una barrera para triunfar, sino que también era posible  imponer y crear algo completamente nuevo y exitoso, sin «copiar» formatos pre-existentes: PSY no era una versión «coreanizada» de ninguna estrella americana, solo era él… PSY.

El atractivo del K-Pop es simple pero difícil de replicar: incluir coreografía no es algo nuevo (de hecho es algo que se popularizó en el pop durante los 90) pero la extremada dedicación al espectáculo en si, perfectamente ejecutado era algo que la cultura occidental no estaba acostumbrada a ver: el impacto cultural de un estilo de vida mucho más orientado a alcanzar la perfección se hizo paso en el mainstream.

Ten en cuenta que el éxito de GANGNAM STYLE no fue fortuito: se trata de una canción de pop extremadamente bien trabajada, pulida y producida por mentes brillantes y pensada para que se te quede pegada desde el minuto uno: uno de los muchos productos de éxito de The Hit Factory, y no, no estamos hablando del mítico estudio donde grabaron The Stooges 😉

 

BTS (방탄소년단) toma el timón

Lo de PSY fue una apertura de puertas para más artistas. La vuelta de las boybands (y girlbands, claro). Actualmente hay docenas de bandas de K-Pop que funcionan en Estados Unidos y Europa, pero nadie se acerca a los rompe records de  BTS (BangTan Sonyeondan), un grupo de siete cantantes que están triunfando en todo el mundo hit tras hit.

Para poneros en contexto, BTS ha conseguido:

  • agotar entradas en Wembley (solo 12 artistas lo han conseguido a lo largo de la historia)
  • saturar el servidor de Ticketmaster vendiendo 3 millones de entradas en cuestión de minutos
  • amasar hasta 100 millones de visitas en apenas 48 horas
  • hasta 4 discos han alcanzado el número 1 en las listas tan rápido como los Beatles
  • y mucho más

La clave de su éxito reside en la calidad de las producciones, los directos y la interacción con los fans. BTS ha bautizado a sus fans como ARMY (Adorable Representative MC for Youth), un ejercito intergeneracional y cultural.

La industria del K-pop ha visto como ha crecido significativamente gracias en parte a otros artistas comoEXO, Blackpink, Tomorrow x Together y por supuesto, PSY.  Lo que solía ser un género nicho limitado a un país se ha acabado convirtiendo en un género conocido a nivel internacional.

 

La vida de una estrella del K-Pop

Normalmente las estrellas de K-Pop tienen un pasado bastante diferente a las estrellas occidentales: normalmente cuando los niños tienen entre 10 y 14 años (a veces incluso antes) los apuntan en agencias o algún representante los recluta (normalmente porque les parecen «monos»). Si el pequeño es escogido, firmará un contrato, que hasta hace poco solía ser de unos 13 años, y actualmente se ha reducido legalmente a los 7 años, tras las quejas de algunos artistas y el trato esclavista del contrato.

La estrellas del futuro se adaptan a unas rutinas muy disciplinadas: se despiertan a las 5 de la mañana, van a clases de coreografía y canto, después van al colegio hasta las 15 o 16, luego vuelven a la agencia para asistir a más clases extraescolares hasta las 11 de la noche. Vuelven a casa, duermen 5 horas y a repetir la jugada.

¿De locos verdad? Y la cosa es más absurda si tenemos en cuenta que estas estrellas ni siquiera han debutado ni tienen la certeza de que en futuro del triunfen. Una vez llega el momento de debutar y lanzar el primer trabajo, las agencias empezarán a monitorear el éxito, hasta que el artista ya es «irrelevante» o demasiado «viejo» para el público. Y es que ya tiene sustitutos preparados, con mucha más energía, frescura y juventud. Esto lleva a los artistas a vivir bajo un estrés físico, emocional e intenso, que puede ser fatal.

Los problemas de salud mental en esta industria son evidentes, llegando algunos artistas a tristemente acabar con sus vidas como resultado de una depresión derivada de una mala gestión de la fama.

 

Mi conclusión

El K-Pop ha conquistado el mundo gracias a la precisión extrema a la hora de cuidar detalles, inversiones y estrategias de marketing. Parece que la música no tienen ningún papel fundamental en esta ecuación, pero no es del todo cierto: a estos artistas se les tiene que tratar de la misma manera y con el mismo respeto que al resto de artistas del mundo. Hay un montón de artistas y cantantes surcoreanos impresionantes por descubrir, muchos de ellos sin estar estrictamente ligados al K-Pop.

Descubrir música de diferentes culturas es una experiencia enriquecedora y una señal de tener la mente abierta, una buena actitud hacia la música, la cual no tiene barreras. Dicho esto, el fenómeno del K-Pop es fascinante y aterrador a la vez: el halo de luz de la fama, y la colorida representación de este género puede parecer un poco prefabricada, mientras que la situación casi esclavista de los artistas y las condiciones de salud mental en las que se forman arrojan una sombra sobre toda la industría, dejándonos preguntas importantes.


¿Qué te parece el K-Pop? ¿Lo has escuchado alguna vez? 

Author’s gravatar
Juanma vive en Barcelona y se pasa el día inmerso en el mundo de la música entre ensayos, grabaciones y conciertos.

Deja una respuesta