10 frases típicas que oirás en un local de ensayo

10 frases típicas que oirás en un local de ensayo

Todo el mundo lo sabe, los músicos hablan en su propio idioma y si no eres uno de ellos, dudo que les entiendas. Hay frases anacrónicas que se repiten en todas las salas de ensayo del mundo cual eco incesante. ¡He aquí una lista de perlas! 


1- El grupo llega a ensayar. La puntualidad no es su pasión, digamos que no es uno de sus puntos fuertes. Alguien llama a la puerta.
–  “¿Quién es?” dice el cantante.
–  “Soy el batería” responde el bajista, “los golpes se aceleran”.

2- Por fin llega el guitarrista. Este espécimen es conocido por su percepción distorsionada del tiempo. Pero él nunca tiene la culpa: “Lo siento peña, el conductor del autobús quería hundir nuestras carreras”

3- El bajista saca tranquilamente su bajo de la funda y se da cuenta de que una de las cuerdas ha decidido fugarse y ser libre: “Oh no… ¿Tiene que ser justo ahora? ¡Las cambié hace 3 años!”. Y claro, como se cree que las cuerdas de bajo son eternas no lleva cuerdas de repuesto. Pero no pasa nada amigos, 4 cuerdas son demasiadas. Que empiece el ensayo.

4- Más vale prevenir que curar y entonces el cantante nos avisa : “Estoy constipado y un poco afónico, no puedo casi ni hablar ahora mismo.” ‘ai pris froid et je suis enroué, ma voix ne fonctionne pas aujourd’hui”. Una manera de lavarse las manos respecto a la que se nos viene encima.

5- El resto ya está preparado calentando con un buen riff de Metal. El batería se queja : “No oigo las guitarras”. Y 5 minutos más tarde ya se arrepiente de haber abierto la boca. Nunca le digas a un guitarrista que está flojito porque te demostrará lo contrario sin ningún tipo de piedad.

6- Es hora de que el cantante se entrometa en la conversación. La frase más esperada, la que todo el mundo teme está apunto de ser pronunciada: “No me oigo”. El resto de músicos siendo un poco diplomáticos murmuran “menos mal” y deciden bajar un pelín el volumen de sus amplis. El bajista, siempre a la última, aprovecha la oportunidad para sugerir comprar un sistema de monitores InEar.

7- El ensayo está a pleno rendimiento y están hablando sobre las diferentes partes de una canción. El batería intenta dar su opinión pero el guitarrista le corta: “¡Por favor, un poco de silencio cuando los músicos están hablando!”. Cinismo y sarcasmo, la base.

8- Después del chorro de solo de guitarra que parece infinito, el batería, al borde de un ataque de nervios, comenta: “Es increíble lo que puedes llegar a hacer con una guitarra desafinada ¡Deberías ser músico!”. Que comience la guerra.

9- De repente, el cantante, que finalmente ha decidido hacerse oír, suelta una bomba: “¿Podemos tocar en otra clave?”. Claro, por supuesto, lo haremos solo por ti. Esta canción está en sol abierto pero la cambiaremos entera por ti, no te preocupes.

10- Finalmente, el bajista, con mucha filosofía, pregunta: “¿Qué va ahí?”. El tipo de frase que se pronuncia cuando llevas alrededor de una hora tocando lo mismo sobre una base de dos acordes. Seguramente por culpa de una mala organización, falta de estructura, o abuso de cerveza y otras substancias estupefacientes.

 

Author’s gravatar
Juanma vive en Barcelona rodeado de música. Intenta tocar la guitarra, el banjo, el sintetizador, y se pasa el día inmerso en el mundo de la música entre ensayos, grabaciones y conciertos.

Un comentario

Deja un comentario