Vencer al destino

Vencer al destino

Def Leppard consiguió irrumpir en la escena mundial con su tercer álbum, ‘Pyromania’, justo cuando su baterista Rick Allen perdía su brazo izquierdo en un accidente. Protagonizando una historia sin precedentes, Rick se convertía probablemente en el único baterista con un solo brazo de la historia del Rock. Y desde los años 80 hasta hoy han seguido manteniendo el nivel de gigantes del Rock. El accidente ocurrió hace casi 35 años. Rick Allen sigue tocando a día de hoy y ha mostrado al mundo entero de manera ejemplar cómo se puede superar una dificultad de este calibre. El 1 de noviembre podremos felicitarlo por su 55 cumpleaños. La historia de Def Leppard continúa.

👊


1983 – La banda de Hard Rock Deff Leppard irrumpe en la escena mundial con su tercer álbum ‘Pyromania’. Llegados al Olimpo del Rock, los ‘leopardos sordos’ se aseguran un lugar entre los grandes de la época. Sin embargo, en la noche de Fin de Año de 1983, el destino golpea: el baterista Rick Allen conduce su Corvette Stingray negro a una velocidad excesiva dirección a la fiesta de Nochevieja en Sheffield y se sale de la pista en una fallida maniobra de adelantamiento. Pierde el control y sale disparado contra un muro de piedra. El automóvil vuelca. Rick sale despedido del coche a través del toldo solar del techo. El cinturón de seguridad no se había colocado bien y cercena su brazo izquierdo.


OPERACIÓN DE RESCATE SIN ÉXITO, HAY QUE REINVENTARSE

Una vez en el hospital los médicos intentan rescatar el brazo cercenado intentando coserlo nuevamente al cuerpo. Lamentablemente no tienen éxito: la herida se inflama. Finalmente deciden amputar el brazo a la altura del hombro. Lo peor que le puede pasar a un baterista. Rick estaba convencido de que nunca más volvería a poder tocar la batería. No sólo los médicos, también muchas personas de su entorno le reafirmaban en esta desesperanza aparentemente inevitable. Por suerte también habían a su lado algunas personas especiales, que le ayudaron, para que no cayera en la resignación ni en el abandono personal. Al contrario, juntos, reinventaron un camino totalmente nuevo.


VALOR Y CORAJE PARA NO ACEPTAR SU FINAL COMO MÚSICO

El productor Mutt Lange y muchos otros se aseguraron de que no se quedara sentado lamentándose poniéndole “fuego bajo el c*lo” como el propio Rick suele decir. Su hermano le llevó un equipo de música estéreo al hospital. Mientras Rick escuchaba en la cama de la clínica sus canciones favoritas, casualmente se dio cuenta de que también podía tocar con su pie izquierdo la mayoría de cosas que solía tocar con su brazo izquierdo. Incluso empezó a practicar, usando un gran trozo de gomaespuma. Para cuando sus compañeros de banda, Steve Clark y Phil Collen, lo visitaron (borrachos) en la clínica, les quedó claro que no podían abandonarlo. El ahora ya fallecido Pete Harley construyó un kit de batería electrónica especial para acoplarse a los requisitos de un intérprete de ‘un solo brazo’, que sería la base de la configuración mitad electrónica y mitad acústica de Rick.


UNA VOLUNTAD IMPECABLE PARA SU REINICIO EN EL HARD ROCK

Tras la operación, los médicos le pronosticaron un tiempo de recuperación de seis meses en los que debería permanecer en el hospital. Pero Rick tenía otra forma de verlo: después de un mes salió. Ya era hora de ponerse manos a la obra y practicar. Se enclaustró en la casa de sus padres y no paró de practicar, practicar, practicar. Tuvo que aprender una técnica de batería completamente nueva, que le puso más de una vez fuera de sus límites. Apenas dos años más tarde protagonizó su regresó a los escenarios sentado frente a la batería construida especialmente para él. Justo un años más tarde el álbum ‘Hysteria’ se convertiría en el álbum más exitoso de la banda.


REGRESO AL ‘MONSTERS OF ROCK’: MOMENTO PARA LA ETERNIDAD

El 16 de agosto de 1986 Def Leppard tocaría en el festival ‘Monsters of Rock’. Desde Ozzy Osbourne hasta los Scorpions, todos los grandes estaban presentes, para animar a Rick en su regreso triunfal al festival. Ya en el Backstage sería consciente de que ese concierto de proporciones gigantescas podría salir o bien absolutamente fantástico o convertirse en una catástrofe total, en cierto modo, la decisión final entre lo factible o lo imposible. Estaba nervioso, así que para calentar antes del concierto se pimpló junto a Joe Elliot una botella entera de Whiskey. Cuando salió al escenario y Joe lo presentó al público con unas emotivas palabras, el rugido de la multitud fue tan fuerte que Rick estalló en lágrimas. Lo había logrado, no dejó que el destino lo dejara a los pies de los caballos. Hasta el día de hoy, el Dios del Trueno (‘Thunder God’) es considerado uno de los mejores bateristas de todos los tiempos.


Más historias épicas 📚

A continuación os dejamos una lista de historias poderosas y conmovedoras sobre el poder de la música que queremos contaros. ¡Que os divirtáis indagando!

  1. Se acabó la guerra
  2. Un concierto para Mandela
  3. Conciertos legendarios: Wacken 1990
  4. Elvis 1 – Muerte 0
  5. Música contra el Alzheimer

La historia de Rick Allen la cuenta él mismo en el siguiente vídeo…

 

Author’s gravatar
Juanma vive en Barcelona y se pasa el día inmerso en el mundo de la música entre ensayos, grabaciones y conciertos.

Deja un comentario