La visita de Frederick # 3 – Acceso entre bambalinas a Thomann

La visita de Frederick # 3 – Acceso entre bambalinas a Thomann

A nuestro amigo y músico callejero Frederick las visitas a nuestra tienda en Treppendorf le saben siempre a poco. Si no os acordáis, este danés nacido en Madagascar tomó la iniciativa en 2017 y 2018 de escribir historias sobre sus primeras dos visitas a Treppendorf. Nos conmovieron tanto que cuando vino por tercera vez le concedimos una visita con acceso total entre bambalinas y, cómo no, volvió a relatar su experiencia. Esperamos que disfrutéis con su escrito…

Frederick Konradsen es un músico a tiempo completo, músico callejero, profesor de música y actor de teatro que hace giras alrededor del mundo repartiendo sonrisas y actitud positiva.

☮😄❤


Lo que sigue es un reportaje sobre mi encuentro con la Familia Thomann. Con esta, mi tercera visita a la Ciudad Thomann, he decidido echar un vistazo bajo el sombrero, y ver el interior del almacén más grande de Europa.

Ahí estaba Charles, responsable de la French Connection en el departamento de marketing de Thomann. Tras un breve ritual cultural de besos y “Je m’appelle Frederik”, me preguntó: “Entonces, ¿Dónde está el cámara?” Para hacer una historia corta incluso más corta, voy y le digo: “No viene”. En su lugar, le hice a él presentarse voluntario para el trabajo.

Rambo?

Nos dirigimos cuesta arriba por la carretera de la tienda y entramos en el primer almacén. Era enorme, y parecía que en cualquier momento vería pasar a John McClane en una cinta transportadora, preparado para patear a algunos tipos malos. Hablando de tipos guay, no paraba de ver a tipos semidesnudos, colgando de posters en varias estaciones de trabajo. Una representación de igualdad de género para mi libro. ¡Vamos chicas! Y chicos en su caso…

Justo antes de que mi apasionada y atenta mirada a los modelos empezara a ponerse incómoda, Charles me dice: “Tenemos que tener cuidado con los montacargas, podrían matarte”. Mis primeros tres pensamientos fueron, “¿Por qué no tienen ellos cuidado conmigo?”, “¿Cuántos damnificados este año?” y “No sería un mal epitafio: muerte por montacargas”. Pregunté por los damnificados y la respuesta fue cero.

Sabía que el almacén empleaba varios robots, así que estaba deseando encontrarme con Terminator T-1000, tras su intento fallido de aplastar la rebelión humana.

What is the meaning of Finger Weg?

Antes de que se manifestara así mismo corrí hacia Johannes. También conocido como Nelson. Sus padres no se pudieron poner de acuerdo sobre qué nombre ponerle, así que en vez de liarse a puñetazos, decidieron que cada uno elegiría un nombre. Eso ha creado algo de confusión tanto dentro como fuera de Bamberg. Un perfecto ejemplo del síndrome Bruce Wayne. ¿Son dos personas o sólo una? Así como Bruce Wayne es Batman, ¡Johannes y Nelson son, de hecho, la(s) misma(s) persona(s)! ¿Lo ves? Ahora estoy confundido. ¿Se dice persona o personas?

Johannes, que es mi hermano de otra madre, por supuesto hace música. Y de hecho tiene que ser bastante inspirador estar rodeado de todos esos instrumentos todo el día. En cuanto a si Johannes se pone una capa o no todas las noches y combate el crimen dentro y alrededor de Bamberg, no haré comentarios.

Johannes, Nelson and Freddy

¡Por fin, los robots!

El primer robot que me encontré básicamente intentó matarme. En estos momentos estoy trabajando en la producción de un calendario con fotos mías pasando el rato con robots, al estilo Chippendale, ¿sabes? Veo una cinta transportadora automática con huellas de pisadas y eso es todo el estímulo que necesito. Me quito la camisa, le dejo la cámara a Charles, y antes de que pueda decir: “Podrías morir” me subo a la cinta, y esta cosa loca despega. En unos pocos nano segundos estoy pre empaquetado, sellado, fumigado y etiquetado para ser enviado a un tipo que se llama Gert en Holanda.

Afortunadamente Charles – responsable de marketing, camarógrafo sin salario y ahora mi héroe personal junto a Nelson y Batman –  encuentra esa caja de cartón que da botes gritando y me salva el día.

Más tarde veo la señal que advierte de tales ocurrencias, sólo que no estaba dirigida a mí personalmente…

Más robots, y ahora mantengo la distancia. Hay una pantalla de seguridad, y sopeso si es para mantenerme fuera del alcance del robot, o para mantener al robot fuera de mi alcance. Tras mi encuentro anterior tengo serias dudas.

Seguimos la ruta al Centro de Atención Telefónica Internacional, un híbrido entre Google y Woodstock. Y no me refiero en el sentido de vehículos autónomos mezclados con un alta dosis de ácido. Más en el sentido de una plantilla joven y dinámica, buenas vibraciones y una guitarra en cada cubículo. Y apuesto a que al gerente se le puede llamar “colega”.

Google meets Woodstock

Hablando de ello, me presentan a los gerentes y me ofrecen trabajo al momento. Siendo Dinamarca un pequeño país de solo 28 habitantes, quienes por alguna curiosa razón hacen música y compran sus instrumento online – es, en efecto, un mercado indomable. Y Thomann necesita a un tipo para contestar los emails de las otras 27 personas. Lo cual me encantaría. El único problema es que tendría que aparecer cada día, y vivir por así decirlo en el campo. Habiendo pasado mi juventud en el campo, me lo reservo para cuando me jubile. Así que en unos 30 años podría aparecer por Thomann y decir: “Soy el tipo de antes, ¿tenéis algo para mi?” Para que entonces me salude T-1000 diciendo: “Lo siento, la posición ha sido ocupada por mi primo tercero, T-1003”.

A cualquiera de las personas que hablen danés, o que no hablen danés, hay un puesto de trabajo libre, y podríais entrar a formar parte de una una joven y vibrante comunidad. Muchos de los empleados viven en Bamberg que está a 20 minutos en coche de Treppendorf, donde está Thomann, y donde seguro que la gente de Thomann lo parte.  🎸🥁

call center

Buscamos al señor (Hans) Thomann, quien está fuera de la oficina en ese momento. Veo la oportunidad de sentarme en su silla. Pero no puede ser, debido a que, de hecho, el señor Thomann rompió el respaldo de su silla mientras se relajaba. Eso es un hecho al mismo tiempo estimulante y perturbador. Me alegra saber que el responsable de la tienda de música más exitosa de Europa y líder del Mundo Libre, se relaja lo suficiente como para romper sillas. Al mismo tiempo es triste que una silla fabricada en 2018 no pueda estar a la altura de las demandas y necesidades de su clientela.

Hacemos una parada en el cine, donde el cartel de esta noche dice: Terminator 2: Día del Juicio Final.

Luego seguimos hacia el hospital – diseñado y llamado así- ya que es aquí donde cuidan de los instrumentos lesionados. Echamos un vistazo al taller de guitarras y la habitación de tubas. Sospecho que el Maestro de Tuba se desdobla en ninja cuando no está entubando tubas. Su pared de herramientas se parece un montón a algo que tu vecino el de toda la vida, justiciero encubierto, tendría en su sótano.

Doce rondas de shadow-boxing en las que acabo perdiendo, un momento de meditación en el sofá más feo que mi guía haya visto jamás, un paseo por el camino de la nostalgia, y finalmente consigo conocer al señor Thomann.

Le tengo al mismo nivel que a Papá Noel, y soy de los que se deja deslumbrar por los famosos. Como tiene que ser cuando te presentan al jefe de una gran compañía para lo que no trabajas. Simplemente empiezo a hablar y pienso que estoy usando demasiadas palabras. Dado que el señor Thomann – siendo un tipo bastante campechano como es – no tiene un guarda de seguridad para encargarse de este tipo de situaciones, hace lo que se tiene que hacer. Me ofrece comida gratis y me alcanza un plato con sandwiches y pastel. Aprovecho el momento y el pastel.

Mientras salgo del edificio con trozos de pastel en el bigote, Charles y yo mismo decidimos saltarnos toda esa rutina de besos y optamos por un buen apretón de manos.

Así que esto ha sido otro gran día en la ciudad Thomann, donde pasé un buen rato con todo tipo de héroes y robots y cosas por el estilo.

🎶🌞🎶


Nos encantaría que nos hicieras saber, en los comentarios, qué te ha parecido la tercera visita de Frederick a Thomann. ¿Has tenido una experiencia similar en Treppendorf? 

No te olvides de echar un vistazo a la web de Frederik (clic), su página de Facebook (clic) y su canal de YouTube (clic) ⭐

Author’s gravatar
Juanma vive en Barcelona y se pasa el día inmerso en el mundo de la música entre ensayos, grabaciones y conciertos.

Deja un comentario