Cuerdas de bajo Flatwound – Un clásico subestimado

Cuerdas de bajo Flatwound – Un clásico subestimado

Las cuerdas flatwound para bajo molan. De hecho, gracias a la película «Standing in the Shadows of Motown (2002)» muchos músicos se lanzaron a probar este particular tipo de cuerdas. Posiblemente muchos llegasen a la misma conclusión: este es el tipo de cuerdas ideal para la música soul de los 60 o el blues añejo… Y en parte no andan equivocados, pero limitar a estos sonidos la función de estas cuerdas es subestimarlas; las flatwound se pueden usar para cualquier tipo de música, algunas valen incluso para hacer slap


Un poco de historia

La cuerdas Flatwound están hechas de alambre plano . Antiguamente se les llamaba «cuerdas pulidas«, un nombre no muy apropiado ya que estas cuerdas están envueltas en un cable plano (de ahí el nombre, «flat» es plano) y aunque el aspecto es el de una sólida cuerda pulida, no es así.

Los primeros bajos Fender Precision venían con estas cuerdas de serie. Era la única opción ya que las cuerdas roundwound no fueron inventadas hasta 10 años después, y llegaron al mercado de la mano de Rotosound gracias a bajistas como John Entwistle. El solo de «My Generation» marcó un cambio de paradigma en el mundo del bajo eléctrico.

Y he aquí el quid de la cuestión: el solo de Entwistle no hubiese sonado muy diferente con unas cuerdas flatwound, las roundwound tan solo aportan una ligera distorsión perceptible en los sobretonos. Posiblemente John usó roundwounds porque son más fáciles de tocar, aunque esto significa que tenia que tocar más fuerte para que se le escuchara sobre el resto del grupo. Por otra parte, James Jamerson, bajista de la Motown Records, consiguió un resultado parecido con un bajo precisión conectado directamente a una DI vía un compresor a válvulas, y por supuesto, un set de cuerdas flatwounds de LaBella. Suena muy potente, pero mira con que calma y tranquilidad lo toca:

Flatwounds vs. Half-roundwounds vs. Roundwounds

Sí, hay que reconocerlo: las cuerdas flatwounds tienen un sonido más suave y cálido que las roundwounds, por lo menos así suele ser. the time. Algunos dirán que el sonido es más «apagado«, pero no es el caso. Las cuerdas flatwounds tienen una saludable cantidad de frecuencias agudas, pero esto no es lo más importante, este tipo de cuerdas tienen una potencia de graves que ya quisieran las  roundwound. Las half-roundwound, como posiblemente hayas deducido. son el punto intermedio entre los otros dos tipos de cuerda, con características de ambas.

roundwound, half-roundwound and flatwound strings

 

A pesar de lo que comentábamos más arriba sobre la ligera distorsión de las roundowund, hoy en día se puede conseguir ese crujido si se toca apropiadamente con unas cuerdas flatwounds modernas como las de D’Addario Chromes o las de Ernie Ball Cobalt. El slap no debería ser un problema pero hay que trabajarlo, puede que suene un poco diferente a lo habitual, pero cumple su función. Y hay que trabajarlo porque este tipo de cuerdas son un poco más rígidas. Por eso mismo solo recomendamos esta técnica si eres un bajista con mucha experiencia, como es el caso de este hombre, Alex Lofoco:

Lo más interesante son las frecuencias de rango medio, que aportan una increíble presencia. ¿Existen las cuerdas de bajo inteligentes? Bueno, podríamos decir que las flatwounds lo son en cierto modo: en el extremo inferior el sonido es grueso y cálido, y en el extremo superior dejan espacio suficiente para distinguir guitarras y platos, mientras que a la mitad se dejan escuchar sin perderse y sin llegar a molestar.

¿Y esas cuerdas de bajo negras?

¿Te refieres a las cuerdas de nylon entorchadas (tapewound)? James How las inventó en 1962 para esos bajistas acostumbrados al contrabajo que querían tener ese mismo sonido en los bajos eléctricos. Aportan calidez y un sonido muy profundo. En el siguiente vídeo puedes ver unas Rotosound Tru Bass 88 en acción:

¿Entonces qué pasa, qué las cuerdas flatwounds son solo ventajas?

Bueno, no es oro todo lo que reluce, tienen algún que otro inconveniente. Para empezar, si tocas solo, sin grupo, puede sonar un poco desalmado y soso. Este tipo de cuerdas realmente destacan cuando están acompañadas de otros instrumentos, es decir, en un contexto de grupo, sobretodo sobre en directo.

Por otra parte, la mayoría de cuerdas flatwounds son bastante rígidas y requieren de fuerza y resistencia.  Si alguna vez hast tenido la oportunidad de tener entre tus manos un Steve Harris signature o un James-Jamerson-La-Bellas sabrás de lo que estamos hablando – esto es para tipos duro. Pero esto no es cierto del todo. Carol Kaye, legendaria bajista americana de estudio toca con unas flatwounds de Thomastiks, muy sencillitas, pero no por eso son menos potentes. 

Y para rematar, este tipo de cuerdas son bastante más caras que las roundwounds. Pero también es cierto que duran más. Por poner un ejemplo, Klaus Voormann (colega de los Beatles y bajista de Carly Simon, Manfred Mann, John Lennon entre otros) tiene un Precision Bass de principio de los 60. Se supone que las cuerdas con las que está equipado a día de hoy son las mismas con las que grabó la intro de You’re So Vain, y también con las que venía el bajo de serie. También puedes preguntarle a un contrabajista lo que cuestan unas cuerdas para su instrumento. Por el precio de un set de Fender Flats apenas te llevas una cuerda decente…

Si no las pruebas, no sabrás de que va la cosa

Recomendamos por lo menos probarlas una vez en la vida. Hazte con un juego de cuerdas económico como las Fender Flats, ponlas y dale unas semanas para cogerles el rollo. Cuando te des cuenta estarás completamente enganchado, como le ha pasado a infinidad de bajistas. Luego puedes agradecérnoslo.


En el siguiente vídeo Julia compara el sonido de diferentes tipos de cuerdas en el mismo bajo:

Author’s gravatar
Juanma vive en Barcelona y se pasa el día inmerso en el mundo de la música entre ensayos, grabaciones y conciertos.

2 comentarios

    se ha quedado un párrafo sin traducir

Deja un comentario